VOLVER

Noticias

Cooperativas Agroalimentarias

Un buen gobierno mejora la competitividad y la optimización de procesos

27/02/2015 Cooperativas Agro-alimentarias

Taller sobre Gobierno cooperativo.

Este Taller contó con la participación de representantes de seis entidades cooperativas, de perfiles muy heterogéneos y de diferentes sectores, lo que enriqueció el debate con diferentes puntos de vista sobre los temas en cuestión. Los participantes fueron: Alfredo Montoya, presidente de la Federación de Cooperativas Agroalimentarias de Euskadi y socio de Garlan S. Coop.; Carmen Salinas, gerente de Thader-Cieza; Ferrán Huguet, director de Uniò Corporació Alimentària; Rafael Sánchez Olea, gerente de Cobadu; Rafael Torres, presidente de la Cooperativa Virgen De Las Viñas; de Tomelloso; Tomás Fillola, director general de Red Ganadera Caspe; y el moderador, Juan Miguel del Real, subdirector de Cooperativas Agro-alimentarias de Castilla-La Mancha.

Entre las ideas principales del Taller, destacar que el gobierno se considera una de las claves de competitividad de cualquier empresa, para su crecimiento y para su futuro, ya que a partir de una correcta interacción entre sus diferentes órganos se logrará una adecuada toma de decisiones y mejorará, entre otros, la optimización de los procesos para el correcto desempeño de las funciones. Además, un buen gobierno permite fortalecer la confianza en que sus recursos serán gestionados con la máxima eficiencia y, a la vez, con la máxima fidelidad a la misión.

El Gobierno en la cooperativas agroalimentarias se adapta a ese enfoque plural, basado en lograr valor para los diferentes grupos de interés que participan en la entidad, puesto que la finalidad de estas entidades no es maximizar la rentabilidad de una inversión capitalista, sino satisfacer las necesidades económicas y sociales de los agentes implicados, respetando el cumplimiento de los valores y principios cooperativos.

La relación con los socios puede provocar una lucha conceptual entre el interés “a corto plazo” del socio y los intereses “a largo plazo” de la empresa y, por tanto, generar algunas dificultades para la buena gobernanza de la cooperativa. Por lo tanto, en el coloquio se puso de manifiesto que la adecuada gestión de la relación con el socio, es uno de los factores clave del gobierno en las cooperativas. En este sentido, es muy importante, fijar estrategias de comunicación y de acercamiento con los socios de base, especialmente teniendo en cuenta que, con el paso del tiempo y el relevo generacional, la cooperativa se va alejando temporalmente de los socios fundadores, y se incrementa el número de socios, descendientes o no de aquellos precursores, pero que ya no tienen por qué compartir su misma vinculación emocional con la cooperativa. Es por tanto, clave, fomentar acciones que les impliquen, les vinculen, les motiven a comprometerse con la cooperativa. Al fin y al cabo, de ese nuevo colectivo además deberán surgir los nuevos líderes que fijarán y promoverán las estrategias en el futuro.

A lo largo del coloquio en diversas ocasiones, se apuntó como factor fundamental para mejorar el gobierno en las cooperativas, reforzar la transparencia interna y externa a través del diseño y mejora de planes de comunicación. No sólo se deben mejorar los instrumentos de comunicación internos, especialmente los dirigidos a los socios (adaptando los mensajes a cada colectivo), que les hagan partícipes de las estrategias y de la situación socioeconómica de la entidad, sino también debemos vender más y mejor nuestros éxitos hacia el exterior.

Asimismo, un capítulo muy interesante del Taller fue dedicado a debatir sobre las cooperativas y su compromiso con la sociedad, ya que muchas de ellas, además, de las funciones tradicionales relacionadas directamente con “lo agrario”, también actúan no sólo como prestadoras de determinados servicios hacia los socios y a su sociedad más próxima, sino también promoviendo otro tipo de iniciativas sociales, culturales o ambientalmente responsables. Las cooperativas están liderando grandes iniciativas en materia de Responsabilidad Social Empresarial y están ejerciendo un importante papel como dinamizadoras del medio rural donde se asientan.

Para terminar, constatar que en cuestión de Gobierno, no existe una única fórmula que solvente las dificultades o mejore la gobernanza, sino que pueden existen diversas fórmulas o buenas prácticas eficaces, y que a veces su éxito depende de la ejecución y del compromiso de las personas involucradas.

 

VOLVER